CREES QUE NO TIENES TIEMPO DE LEER LA BIBLIA? PIÉNSALO DE NUEVO…

Biblia_alianza_apostolica

 

¿Has notado que cuando tu vida se llena, las disciplinas espirituales son los primeras en desaparecer? No queremos que eso suceda, pero las facturas, reuniones, reparaciones del coche y otras diligencias parece que son más fuertes y más persistentes que nuestras Biblias que están tranquilamente ubicadas en nuestra mesita de noche, esperando a ser leídas.

Nos referimos a volver a ella, recuperar esa disciplina de cogerla, pero nos suele tomar más tiempo del que estamos dispuestos a admitir, y estamos espiritualmente tan secos como un hueso.

Esto es algo que como cristianos no nos gusta admitir, pero creo que es algo conta lo que la mayoría de nosotros debería luchar.

Incluso como pastor, es fácil aprender a acercarnos a nuestras Biblias sólo para preparar un sermón, en lugar de para nuestro propio bienestar espiritual.

ENTONCES, ¿QUÉ HACEMOS?

Sabemos lo importante que es estar en la Palabra de Dios, pero si somos honestos, también sabemos lo difícil que es ser disciplinado en cualquier área, especialmente algo que no emite ningún sonido, o hace ruido, o implica a un equipo de personas que cuentan con nosotros para aparecer.

He recopilado una lista de algunos trucos simples que creo que nos pueden ayudar a ser más consistentes en la lectura de nuestra Biblia. No son grandes compromisos, no cuestan tanto y nos ayudarán a avanzar en la dirección correcta.

  1. Despertar 15 minutos más temprano.

La belleza de la mañana es que por lo general es la parte más tranquila del día. Una vez que todo el mundo está despierto, es difícil conseguir paz. Idealmente nos gustaría despertar una hora antes que los demás, y así podríamos sumergirnos en la palabra, en paz. Pero por ahora, vamos a tratar con 15 minutos.

Pon tu despertador 15 minutos más temprano, e intenta adquirir el hábito de ignorar que tiene un botón de repetición.

Haz un poco de café y siéntate en la paz de la mañana, leyendo sólo unos versos a la vez. Esta una gran forma de empezar bien el día, y un pequeño hábito como este es un excelente punto de partida para añadir más tiempo en la lectura de la Palabra cada mañana.

  1. Pon los versos donde puedas verlos.Escribe versos en notas adhesivas y ponlos en lugares en que se vean como por ejemplo en el espejo cuando te preparas en la mañana, encima del fregadero para mirarlos mientras estás lavando los platos, o en el salpicadero para verlos cuando estás en el coche. Ello no reemplaza la hora de la Palabra, pero todo ayuda.
  2. Descarga una versión de audio.La idea de sentarse a leer la Biblia es especialmente difícil para alguien que suele estar siempre en movimiento. Una forma de conseguir tiempo incluso cuando no tienes tiempo de sentarte a leer es descargar una versión de audio.

    De esa manera puedes seguir tú mismo la Palabra de Dios mientras estás limpiando la casa, o en coche de camino al trabajo, o cuando estás realizando actividades que requieren tiempo, pero no requieren de mucha concentración.

  3. Mantén una pequeña Biblia contigo.Invertir tiempo en la Palabra de Dios no tiene por qué ser una producción. No tiene que suceder en el mismo lugar a la misma hora cada día. No requiere una gran cantidad de textos complementarios o un montón de tiempo.

    Compra una Biblia pequeña y consérvala contigo (o si lo prefieres, descarga una aplicación de la Biblia en tu smartphone). De esta manera, cada vez que tengas tiempo de inactividad entre reuniones o mientras esperas en el dentista puedes pasar algún tiempo leyendo.

  4. Establece una alarma y tómate 5 minutos.La razón por la que muchos de nuestros otros compromisos prevalecen sobre nuestro tiempo con Dios es que insistimos más en ellos, haciendo que nos sean recordados. Tenemos recordatorios y notificaciones de calendario para todo tipo de cosas, ¿por qué no para esto?

    Elije un momento en que estés normalmente sólo en tu despacho cada día, y establece una alarma para ese momento. Todos los días, cuando la alarma se apague, toma cinco minutos de lo que estás haciendo para leer un verso y meditar en ello por un momento. Te sorprenderás de cuanto te renuevan esos cinco minutos.

    Nuestras vidas están más saturadas que nunca en estos días, y es tentador sentirse abrumado y decepcionado de uno mismo por el poco tiempo que pasamos con la Palabra de Dios. En primer lugar, date un poco de gracia. Dios ya lo ha hecho. En segundo lugar, prueba algunas de estas técnicas. Te sorprenderás de cuántas eres capaz de añadir en tu día, y lo diferente que se siente cuando se está lleno espiritualmente durante todo el día.

 

Traduccion by Elcodigodebarra

Acerca del autor

Dejar un comentario

*

captcha *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR