MIEMBROS DE UNA IGLESIA MALTRATAN A UN VAGABUNDO…

pastor disfrazado de vagabundo

… SIN SOSPECHAR QUE ERA EL NUEVO PASTOR DISFRAZADO.

 

Metido en su papel, pidió a la gente algo de cambio para comprar comida – nadie en la iglesia le dio nada.
Poco después entró en el santuario  (con su aspecto de vagabundo) y se sentó en la parte delantera de la iglesia a lo cual fue preguntado por los ujieres si le agradaría sentarse en la parte de atrás.

Saludó a la gente, que le recibió con miradas de desprecio, mirándole de arriba a abajo y juzgándole.
Mientras, sentado en la parte trasera de la iglesia, escuchó la ceremonia.

Cuando todo hubo terminado, los ancianos subieron  al estrado emocionados de presentar el nuevo pastor de la iglesia a la congregación allí reunida.
“Nos gustaría presentaros al Pastor Jeremías Steepek . A continuación “La congregación miró a su alrededor aplaudiendo con alegría y expectación.

El hombre sin hogar que se había sentado en la parte de atrás se puso de pie y comenzó a caminar por el pasillo. Los aplausos se detuvieron con los ojos fijos en él.
Se acercó al altar, tomó el micrófono de los ancianos (que estaban allí), se detuvo un momento y luego recitó:

Entonces el Rey dirá a los de su derecha:” Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

” Porque tuve hambre, y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis, necesité ropa, y me vestisteis, estuve enfermo y me visitasteis, estuve en la cárcel y vinisteis a verme. ”

” Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? Cuando te vimos forastero, y te recogimos, o la ropa que necesitaste y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? ‘

” El Rey les responderá: ” En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, conmigo lo habéis hecho “.

Después  de recitar esto, miró hacia la congregación y les contó todo lo que había experimentado esa mañana. Muchos comenzaron a llorar y muchas cabezas se inclinaron abatidos por la vergüenza.

Luego dijo: ” Hoy veo una reunión de personas, no una iglesia de Jesucristo. El mundo tiene suficiente gente, pero no los suficiente discípulos. ¿Cuándo vais a decidir convertiros en discípulos?

Luego despidió el servicio hasta la próxima semana.

Seguir los pasos de Jesucristo debe ser algo más que hablar. Debe ser un estilo de vida que otros alrededor tuyo puedan amar y compartir.

Fuente

 

 

 

Acerca del autor

Dejar un comentario

*

captcha *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR