SOMOS PERSONAS SOCIABLES ( aunque seamos introvertidos!)

Somos seres sociales

“Yo no soy una persona de estar entre la gente.” ¿Alguna vez has oído a alguien decir esto?

Es lo que los introvertidos suelen decir, una excusa rápida y fácil para salir de cualquier situación que requiera de una pequeña charla. Confía en mí. Si alguien puede entender esto, ese soy yo. A veces soy un gran introvertido (y como Jerry Seinfeld dice) Siento que “las personas son lo peor!”

Y sin embargo, yo diría que todos nosotros (sí, todos nosotros) somos personas sociables.

Puede que no seas abierto, un extrovertido, y eso está perfectamente bien. Pero cualquiera que quiera vivir una vida significativa glorificando a Cristo es una persona social, de estar entre la gente, tanto si quieren como si no.

He aquí el por qué:

  1. JESÚS ERA UNA PERSONA SOCIAL.

La vida y el ministerio de Jesús se caracterizan por su amor a la gente. Tenía un grupo de personas que viajaban con Él ministrando, tenía amigos cercanos, y estaba constantemente rodeado por todo tipo de personas. Si queremos llegar a ser más como Jesús, tenemos que aprender a amar a la gente, aprender a estar cerca de ellos, y a cuidar de ellos.

Hay una buena noticia para todos los introvertidos y es esta: Jesús se tomó tiempo para sí mismo. Muchas veces a lo largo de las Escrituras Jesús se alejó para estar consigo mismo, para orar a Dios. Así que es está perfectamente bien que puedas hacer esto también.

Disfrutar de tiempo a solas para digamos “recargar baterías” no es lo mismo que tener aversión a las personas. No son mutuamente excluyentes.

  1. SIN LA GENTE, LA VIDA NO TIENE SENTIDO.

Aunque es difícil pensar en ello, tener en cuenta que nuestra vida tiene un final puede ser una gran forma en la que podamos determinar lo que es importante, mientras aún estamos vivos.

¿Alguna vez has oído hablar de alguien quien en su lecho de muerte hablaba de cómo desearía haber trabajado más? No. La mayoría de las personas, al final de su vida, lamentan que no pasaran más tiempo con las personas que amaban, y es porque las personas son las que hacen que nuestra vida tenga sentido.

No hay logro, pertenencia, o el estatus social en tu vida que pueda reemplazar a tus sus seres queridos. Todo se queda corto sin ellos.

  1. SE NECESITA A LA GENTE PARA SOBREVIVIR.

Nos necesitamos unos a otros, así de simple. Cuando Dios creó la tierra, Él declaró que todas sus creaciones eran buenas, menos un detalle: No era bueno que el hombre estuviese solo.

Fuimos hechos para necesitarnos unos a otros mutuamente. La expresión esto luce diferente para diferentes tipos de personalidad y temperamento, no es menos cierta para un introvertido de lo que es para una persona extrovertida.

Necesitamos ser amados, cuidados y apoyados en las de las dificultades de la vida. Ningún hombre es una isla.

Cuando estamos frustrados por las personas que nos rodean, o abrumados, o cuando no hemos tenido el tiempo suficiente para nosotros mismos, es fácil declarar que no somos una personas sociables. Pero realmente somos, quienes estábamos destinados a ser?.

Traducción by Elcodigodebarras

Acerca del autor

Dejar un comentario

*

captcha *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR